Skip to main content
Por Mariana Pereyra

 

El estudio del Sol y de sus ciclos de actividad son fundamentales para comprender cómo afectan la dinámica del sistema solar y qué efectos producen en la Tierra. Cada ciclo de actividad del Sol es de 11 años. En la actualidad se encuentra en un momento significativo ya que se está aproximando al máximo de actividad magnética. Este punto máximo de la actividad del Sol implicará: 

  • más erupciones en la superficie solar;
  • mayor cantidad de manchas solares oscuras,
  • y remolinos de gas a extremas temperaturas.

La información relacionada con el máximo de actividad magnética previsto para 2025 resulta de las imágenes recientemente obtenidas por el Solar Orbiter, un observatorio en órbita alrededor del Sol que tiene como objetivo registrar los comportamientos solares. “(…) Quizá la primera misión espacial concebida para estudiar la heliosfera como un todo, como un único sistema cuyo `motor central´ es el Sol”, según especifica la Sociedad Española de Astronomía (SEA). La misma fuente señala que la órbita de Solar Orbiter es “altamente elíptica y excéntrica”, pues tiene un perihelio de 0,3 AU¹ y un afelio de 1 AU. 

¿Qué ocurre en el Sol?

El Sol, una esfera de gas caliente en estado de plasma, genera un campo magnético dinámico debido al constante movimiento de sus partículas cargadas eléctricamente. Las áreas de mayor actividad magnética cambian de lugar. En concreto, las variaciones en la actividad del Sol implican cambios en la ubicación de sus polos magnéticos. 

El seguimiento de estas variaciones se realiza con telescopios especializados. Uno de ellos es el Observatorio Solar y Heliosférico (SOHO) realizado entre la Agencia Espacial Europea (ESA) y la Administración Nacional de Aeronáutica y del Espacio (NASA), y lanzado en 1995.

El SOHO ha identificado un ciclo solar de aproximadamente once años durante el cual los polos magnéticos del Sol experimentan movimientos y vuelven a una configuración similar al final del ciclo.

Ciclo de la actividad magnética del Sol.

Evolución en el tiempo de un ciclo de actividad solar con imágenes del Observatorio Solar y Heliosférico. Créditos: European Space Agency.

 

La imagen anterior muestra regiones más brillantes en la atmósfera solar que identifican zonas de mayor temperatura. Además representa el ciclo de la actividad solar desde 1996 hasta el 2006, destacando el pico en 2001 cuando el Sol liberaba 10 veces más radiación ultravioleta (UV) que al comienzo y que al final de la actividad solar.

En 2020 se lanzó el laboratorio espacial para registrar a grandes distancias, desde la Tierra y desde el espacio, la actividad solar. Estas imágenes acerca de los cambios en la actividad magnética del Sol fueron registrados por el Solar Orbiter.

Créditos: Agencia Espacial Europea y Administración Nacional de Aeronáutica y el Espacio de los Estados Unidos. Solar Orbiter y Equipo Europa.

En 2020 se lanzó la misión Solar Orbiter para explorar el Sol. Desde entonces ha sido posible observar un aumento en la actividad solar, acercándose actualmente al pico del ciclo previsto para el año 2025.

En el ciclo solar la actividad del Sol varía desde un mínimo solar, con poca actividad magnética y pocas manchas solares, hasta un máximo solar con un aumento significativo en la cantidad y tamaño de las manchas solares, junto con más erupciones solares y eyecciones de masa coronal.

¿Qué son estos fenómenos? 

Las manchas solares son áreas de intensa actividad magnética en la superficie visible del Sol. Aparecen como regiones más frías y oscuras debido a la inhibición del flujo de calor que ocurre desde el interior del Sol.

Las erupciones solares son explosiones repentinas de energía en la atmósfera del Sol asociadas con la liberación de energía almacenada en su campo magnético. Pueden durar desde minutos hasta horas. 

En tanto las eyecciones de masa coronal son eventos en los que grandes cantidades de material solar y del campo magnético son expulsados desde la corona del Sol (capa externa) hacia el espacio interplanetario, a velocidades de alrededor de 500 kilómetros por segundo. Generalmente  desencadenados por erupciones solares intensas.

Actualmente, el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA (SDO) ha registrado eyecciones solares de gran intensidad.

Impacto en la tecnología espacial 

Las eyecciones solares pueden afectar la tecnología espacial. También pueden producir interferencias en las comunicaciones y daños en los equipos electrónicos satelitales. Además, pueden desencadenar auroras y tormentas geomagnéticas. Estas tormentas son un desafío para la tecnología espacial ya que pueden calentar la atmósfera y aumentar la densidad atmosférica afectando a los satélites que se encuentran en bajas altitudes. Por ejemplo, la empresa SpaceX ha tenido problemas con los lanzamientos de sus satélites Starlink. En febrero del 2022, en la misión Falcon 9, alrededor del 80 % de los satélites lanzados no pudieron llegar a la órbita de destino debido a las tormentas geomagnéticas.

El destello brillante de cada imagen es una erupción solar captada por el Observatorio de Dinámica Solar de la NASA.

El Observatorio de Dinámica Solar de la NASA captó estas imágenes de una erupción solar (como se ve en el destello brillante a la derecha de cada imagen) el 16 de febrero de 2024. Las imágenes muestran tres subconjuntos de luz ultravioleta extrema que resaltan el material extremadamente caliente de la llamarada y están coloreadas en verde azulado, dorado y rojo. Crédito: NASA/SDO.

Fuentes

Leave a Reply