Skip to main content
Por Gastón Nieto

 

Cómo influyen los incendios forestales en el cambio climático

 

Los incendios forestales desempeñan un papel dinámico y clave en los sistemas terrestres y atmosféricos. Se calcula que la superficie que se quema cada año en todo el mundo se acerca a las 350 millones de hectáreas (ha). Según la investigación publicada en Nature Communications, Climate induced variations in global wildfire danger, llevada a cabo por científicos del Servicio Forestal de los Estados Unidos con base en datos comprendidos en el periodo 1979-2013, las emisiones anuales de dióxido de carbono (CO2) pirogénico (proveniente de los incendios), pueden en algunos casos exceder el 50 % de las emisiones provenientes de la quema de combustibles fósiles (petróleo, carbón y gas natural).  Y además están en aumento. En los últimos meses se ha producido una oleada de incendios extremadamente destructivos en distintos lugares del mundo, con los correspondientes trastornos ecosistémicos, sociales y económicos.
Incendios de 2023 en Canadá
Un claro ejemplo de estos grandes incendios destructivos fueron los que azotaron Canadá en agosto de 2023. Su  intensidad y extensión fueron nunca antes vista en ese país.

 

Incendios forestales en West Kelowna, Columbia Británica (Canadá).

 

 

Incendios forestales en Quebec (Canadá).
Las nubes de humo producidas llegaron a varias ciudades de Estados Unidos afectando la calidad del aire, e incluso pudieron verse desde algunas ciudades de Europa.

 

 

Mapa elaborado por la institución española “Agencia Estatal de Meteorología” (AEMET) que muestra el avance del humo de los incendios en Canadá hacia Europa y la Península Ibérica.

 

Fotografía de la ciudad de Nueva York bajo nubes de humo provenientes de los incendios de Canadá. Fue tan denso el humo que el cielo quedó completamente tapado y la calidad del aire disminuyó a valores alarmantes.

 

En total se produjeron 5 700 incendios en Canadá en 2023 que quemaron más de 13 700 000 hectáreas de bosques, según informó el Centro Canadiense de Cuidado de Bosques. 

 

Mapa de los incendios forestales en Canadá en julio de 2023.

 

Ahora bien, Canadá no es el único país que sufre incendios forestales. Es más, Argentina y Córdoba en particular tienen un grave problema con la preservación de los bosques nativos a raíz de los incendios y la deforestación. 
Incendios en Córdoba y bosque nativo
Entre los años 2001 y 2020 se produjeron 324 incendios en las sierras cordobesas que quemaron alrededor de 900 000 hectáreas. Los años de mayor impacto fueron 2009, 2013 y 2020 con 128 876, 96 223 y 255 500 hectáreas quemadas, respectivamente. El año 2020 registró la mayor cantidad de incendios forestales hasta la fecha. 
Este año la Secretaría de Gestión de Riesgo Climático, Catástrofes y Protección Civil de la Provincia de Córdoba (SGRCCyPC) indicó que en el 2022 se produjeron 422 incendios forestales en toda la provincia que afectaron a un total de 81 544 hectáreas de bosques nativos, pastizales de altura, pastizales pampeanos, entre otros ecosistemas. Esto implicó una pérdida enorme de biodiversidad de flora y fauna nativas.

 

http://Mapa de las áreas afectadas por incendios en la Provincia de Córdoba en el 2022. Elaboración: secretaría de Gestión de Riesgo Climático, Catástrofes y Protección Civil

 

Los bosques nativos de Córdoba están representados por varios grupos de formaciones vegetales, diferenciadas por la distribución espacial, la composición florística y el estado en que se encuentran actualmente:
  • bosques chaqueños de planicie;
  • bosque chaqueño serrano;
  • bosque del espinal,
  • y bosques de altura. 
Hace poco más de 100 años estas formaciones boscosas ocupaban alrededor de 13 000 000 hectáreas de las 16 500 000 que conforman el territorio cordobés (más del 70 %). Hoy, en cambio, sólo ocupan 
1 250 000 hectáreas (menos del 10 %) y, de ellas, quizás apenas 400 000 hectáreas correspondan a bosques en condiciones similares a las originales. 
Incluso, la situación de los bosques entre el centro y el sur de la provincia es aún más extrema; para algunos autores los remanentes y fragmentos en estado aceptable no superarían las 10 000 hectáreas. Las causas más importantes de este retroceso son los desmontes para el avance de la frontera agropecuaria, la explotación forestal sustentable, las urbanizaciones sin planificación y los incendios forestales descontrolados.
Pero ¿por qué se producen los incendios? 
El fuego es un factor importante en el modelado de los ecosistemas de la Tierra, lo fue en el pasado y lo sigue siendo en la actualidad. Muchos bosques y pastizales necesitan de los incendios para mantener su fisonomía a lo largo del tiempo y para que el ecosistema permanezca saludable, incluso ciertas especies de árboles necesitan del fuego para que sus semillas puedan brotar. A pesar de ello, no todos los ecosistemas presentan el mismo régimen de incendios, es decir el mismo patrón espacial y temporal de las características y efectos de los incendios. Hay lugares en donde varias veces al año suceden incendios forestales y otros en donde no sucede ninguno durante largos períodos. 
Ahora bien, hay tres factores que determinan la producción y gravedad de un incendio: 
  • el clima del lugar;
  • la disponibilidad de combustibles,
  • y la fuente de ignición. 
En la mayoría de los casos la fuente de ignición es la acción humana, ya sea intencional o accidental; sin embargo, en otras ocasiones, las causas son naturales. 
No obstante, lo verdaderamente alarmante es que si las condiciones para un incendio son las propicias, puede arder toda la vegetación a su alrededor, causando grandes pérdidas de biodiversidad. 
Dejando de lado la actividad humana, el clima tiene un fuerte impacto en la variabilidad espacial e interanual de la actividad del fuego, ya sea de manera directa, a través de las precipitaciones; o indirecta, a través de la cantidad y humedad de los combustibles (los bosques y pastizales que arden).
Cómo influyen los incendios 
El clima es el factor más variable y el que más influye en la producción de los incendios y en sus efectos (área quemada, pérdida de biodiversidad, daños sociales), tanto a escalas interanuales como en escalas mayores (por ejemplo: entre décadas). 
La temperatura, la humedad relativa, las precipitaciones y la velocidad del viento influyen en la propagación e intensidad de los incendios forestales. La combinación de varios fenómenos meteorológicos extremos como la coexistencia de condiciones cálidas, secas y ventosas provoca los incendios más graves (como los sucedidos en Canadá en 2023).
En escalas de tiempo grandes la variabilidad climática influye en la composición de las comunidades vegetales determinando qué especies se van a desarrollar y qué tamaño poblacional alcanzarán. La variabilidad climática también afecta la tolerancia a la sequía de la flora y en la continuidad de la producción de biomasa (que constituye el combustible para los incendios). 
En escalas interanuales o menores, la variabilidad climática afecta la inflamabilidad de la vegetación, tanto la verde como la seca.
El calentamiento de los últimos 30 años
Las temperaturas globales han aumentado 0,2 ºC cada diez años a lo largo de las tres últimas décadas. Es posible que ese hecho haya provocado una aceleración del ciclo global del agua, con precipitaciones intensas en algunas zonas y sequías más graves en otras. 
Justamente, la sequía que combina altas temperaturas y escasez de lluvias, aumenta el riesgo de incendios. En condiciones cálidas y secas, los incendios son más fáciles de encender y propagar de tal forma que la temporada de incendios se alarga. 
El cambio climático provocado por el aumento de la temperatura global debido al efecto invernadero influye de manera determinante en la prolongación de las estaciones secas y por ende de las temporadas de incendios. 
Los regímenes de uso de la tierra (para cultivos, pastoreo, etcétera) también configuran un factor determinante en los incendios forestales ya que aumentan la sensibilidad del conjunto de las características habituales de los incendios a los cambios climáticos. Esto se debe a que afectan la disponibilidad, la cantidad y la continuidad de los combustibles. Por esta razón, la combinación de extrema sequía y sobreabundancia de combustibles puede llevar a un aumento de la incidencia y la severidad de los incendios forestales.
Científicos del Servicio Forestal Estadounidense se han ocupado de estudiar cómo han cambiado las temporadas de incendios a lo largo de los años, encontrando que entre 1973 y 2013 las temporadas de incendios se han alargado en 29,6 millones de km2 (25,6 %) de la superficie vegetada de la Tierra, lo que ha resultado en un aumento de un 18,7 % en la duración media global de las temporada de incendios. 
Estos estudios muestran también una duplicación del área susceptible a los incendios a nivel global (un aumento del 108,1 %). Estos cambios se deben a variaciones en las temperaturas y precipitaciones medias en distintas partes del mundo. 
Se concluye que los cambios más significativos en la duración de la temporada de incendios se han producido allí donde no sólo la temperatura sino también las variaciones en la humedad, la duración de los intervalos sin lluvia, y la velocidad del viento son más pronunciados. 
Uno de los lugares más afectados fueron los bosques tropicales y subtropicales, los pastizales y pampas de Sudamérica, donde la temporada de incendios sufrió un aumento medio de 33 días en los últimos 35 años. 
¿Cómo afectan los incendios al cambio climático? Retroalimentación positiva
Los incendios forestales producen graves daños a los ecosistemas boscosos, a las selvas y a las pasturas, quienes en condiciones normales cumplen la importante función de captura y fijación del carbono atmosférico (CO2) para transformarlos en tejidos vivos. 
La pérdida de vegetación afecta directamente a la cantidad de dióxido de carbono atmosférico, aumentándolo. Incluso algunos estudios han observado una relación directa entre el aumento de la duración de las temporadas de incendios y la disminución en la absorción del dióxido de carbono atmosférico. También sucede lo mismo entre el aumento de la superficie susceptible a los incendios y la disminución de la absorción del dióxido de carbono en la atmósfera.  
El aumento del dióxido de carbono en la atmósfera influye sobre el efecto invernadero atrapando la radiación infrarroja dentro del planeta. Esta radiación provoca el aumento de la temperatura global y entre otras cosas aumenta el riesgo de incendios.
En conclusión podemos apreciar que todo este proceso amplifica y refuerza aún más el cambio climático, en lugar de atenuarlo o equilibrarlo. De allí la retroalimentación positiva. 

 

Fuentes
-Abatzoglou, J.; C. Kolden, A. Williams, J. Lutz and A. Smith, 2017. Climatic influences on interannual variability in regional burn severity across western US forests. International Journal of Wildland Fire 26 (4): 269–275. https://doi.org/10.1071/WF16165.
-Jolly, W.; M. Cochrane, P. Freeborn, Z. Holden, T. Brown, G. Williamson and D. Bowman, 2015. Climate-induced variations in global wildfire danger from 1979 to 2013. Nature Communications 6 (May): 1–11. https://doi. org/10.1038/ncomms8537
-Sanchez, S.; Zanvettor, Roberto Eduardo; Grilli, Mariano Pablo; Ravelo, Andres Carlos; Impacto de la sequía en los incendios forestales en las Sierras de Córdoba, Argentina; Asociación Argentina de Agrometeorología; Revista Argentina de Agrometeorologia; 12; 9-2021; 37-45
-Westerling, A.; H. Hidalgo, D. Cayan and T. Swetnam, 2006. Warming and earlier spring increase Western U.S. forest wildfire activity. Science 313 (5789): 940– 943. https://doi.org/10.1126/science.1128834.
https://lmdiario.com.ar/contenido/392528/en-2022-se-registraron-442-incendios-forestales-en-la-provincia-de-cordoba
https://www.latimes.com/espanol/internacional/articulo/2023-08-21/bomberos-logran-avances-ante-incendios-en-canada-siguen-evacuaciones
https://vocesenelfenix.economicas.uba.ar/caracterizacion-y-situacion-actual-de-los-bosques-nativos-en-el-centro-sur-de-la-provincia-de-cordoba/#:~:text=Todas%20estas%20formaciones%20boscosas%20que,hect%C3%A1reas%20correspondan%20a%20bosques%20en
https://www.semana.com/mundo/noticias-estados-unidos/articulo/de-naranja-asi-se-ve-nueva-york-por-el-humo-ocasionado-por-los-incendios-en-canada/202358/

Leave a Reply