Skip to main content
Por Maximiliano Salvador

 

¿Cuánto puede durar una batería? La de una “notebook” seis horas; la de un teléfono dos días, y la de un reloj varios años. La batería de la Campana Eléctrica de Oxford funciona hace por lo menos 184 años y aún hoy lo sigue haciendo.

Alessandro Volta creó en el año 1800 la primera batería conformada por una torre de discos de cobre y de zinc intercalados con cartón mojado en salmuera. Cuando cada una de las puntas de la pila de cobre y de zinc se conectaba a un cable la corriente eléctrica circulaba.

 

Campana de Oxford. Fuente: https://www.scienceabc.com/

 

La primera batería de la historia no fue muy buena. De hecho, dejaba de funcionar al término de dos horas. Pero, rápidamente, otros científicos mejoraron el diseño y comenzaron a emplearlo en campanas eléctricas, relojes y telégrafos.

La Campana eléctrica de Oxford es un instrumento que funciona utilizando una de estas como fuente de energía. Una batería conformada por dos pilas conectadas en serie a través de dos campanas, y una pequeña esfera metálica de 4 milímetros que cuelga entre ellas, que golpea a una y a otra mediante un movimiento pendular. La batería se encuentra resguardada adentro de una campana de vidrio.

 

Campana Eléctrica de Oxford. Fuente: https://www.scienceabc.com/

 

Este aparato se puede encontrar en un pasillo del Laboratorio de Clarendon de la Universidad de Oxford (Inglaterra) donde permanece desde que el reverendo y físico Robert Walker, profesor de dicha casa de estudios,  lo comprara en 1840 en la tienda Watkins & Hill. Según reza en el detalle de la página web del Laboratorio de Clarendon existe una nota que indica que se construyó 15 años antes. Es decir, podría tener casi 200 años.

¿Cómo puede la Campana eléctrica de Oxford seguir funcionando a pesar de sus más de 184 años? No se sabe exactamente de qué están hechas sus pilas y aunque sería tentador desarmarlo, eso interrumpiría el experimento que tuvo por objetivo experimentar la duración. 

Lo que sí se sabe acerca de la Campana eléctrica de Oxford es que cada ciclo consume una cantidad mínima de energía: la esfera es muy pequeña, los golpes muy débiles y el sonido que produce al golpear cada una de las campanas es apenas audible. Una exigencia mucho menor para la batería que iluminar una pantalla o realizar las computaciones que llevan a cabo los celulares.

¿Cuánto tiempo más funcionará la campana? Nadie lo sabe, pero en algún momento la energía almacenada en la batería se agotará, el instrumento dará su última campanada y el experimento más largo de la historia llegará a su fin. 

 

Fuentes

Leave a Reply