Skip to main content
Por Giselle Carino

Tardó en llegar pero tras una larga historia de consensos y disidencias finalmente The National Geographic Society aceptó la existencia de un quinto océano: el Antártico

 

El océano Antártico es el quinto de la Tierra. Hasta hace dos años sólo existían cuatro océanos: Atlántico, Pacífico, Índico y Ártico. Ahora son cinco.

Los océanos son una masa continua de agua salada que cubre más del 70 % de la superficie del planeta. Durante décadas los geógrafos debatieron acerca del reconocimiento de un quinto océano: el Antártico (o Austral). Esgrimieron diversos fundamentos en torno a la caracterización de las masas de agua que rodean la Antártida. Sin alcanzar un consenso definitivo.

A diferencia del resto de los océanos cuya extensión es delimitada por los continentes, las masas de agua que circulan alrededor de la Antártida se circunscriben a la corriente circumpolar antártica. Es la corriente “más larga, fuerte y profunda de la Tierra”, según la conservacionista Coalición de los océanos Antártico y Austral Es un flujo que transporta “más agua alrededor del globo que cualquiera otra corriente”.

La Organización Hidrográfica Internacional (OHI) había reconocido al océano Antártico en 1937. Pero a causa de  los disensos entre los científicos, el Antártico perdió esa condición en 1953. Cuarenta y seis años después, en 1999, la Junta de Nombres Geográficos de los Estados Unidos adoptó el nombre océano Antártico (o Austral). Una condición que los científicos del mundo entero finalmente aceptaron. Pero que esperó 22 años para ser reconocida. Así, el 8 de junio de 2021, en ocasión del Día Mundial de los Océanos   la National Geographic Society reconoció el océano Antártico (o Austral) como el quinto océano del planeta. 

El océano Antártico (o Austral)

En las latitudes más bajas de la Tierra, la masa continental es menor. La corriente que circula de oeste a este de la Antártida y cuya formación ya tiene 34 millones de años, se sitúa en la latitud 60 grados al sur. Se trata de la corriente circumpolar antártica. Crea un anillo invisible alrededor de la Antártida donde las aguas son más frías y menos saladas que las del norte.

Los geógrafos debatieron durante mucho tiempo si este anillo oceánico era simplemente una extensión de los océanos Pacífico, Atlántico e Índico. O si era un océano por derecho propio. «Los científicos habían reconocido el océano Antártico mucho tiempo atrás pero nunca lo reconocimos oficialmente, hasta que hubo un acuerdo internacional, dijo el geógrafo de la National Geographic Society Alex Tait.

La ilustración revela la diferencia entre los cuatro océanos delimitados por continentes y el océano Antártico cuyos límites son las grandes masas de agua de la corriente circumpolar antártica.

La ilustración muestra que la Antártida está delimitada por la corriente circumpolar antártica. A diferencia del resto de los océanos que están delimitados por continentes. Fuente: National Geographic Society.

 

 

Un poco acerca del quinto océano

El océano Austral cumple un rol clave en el planeta. No sólo contribuye a almacenar carbono en sus profundidades marinas sino que impulsa corrientes que sirven como cintas transportadoras oceánicas que distribuyen agua por todo el planeta. De hecho, la corriente alrededor de la Antártida resguarda ecosistemas marinos únicos como el archipiélago de Georgia del Sur. El territorio de vida salvaje más poblado de aquella región del mundo. Allí subsisten desde pingüinos, elefantes y lobos marinos hasta aves marinas y ballenas jorobadas. 

El reconocimiento del océano Antártico o Austral debería generar conciencia acerca de los océanos y sus ecosistemas. Y promover esfuerzos de conservación ya que desde hace décadas la pesca industrial es un problema para la biodiversidad.

El futuro del océano Antártico es incierto a causa del cambio climático. Las aguas de la Antártida se están calentando y las capas de hielo se están derritiendo. Un claro impacto negativo sobre aquellas corrientes.

 

Leave a Reply