Skip to main content
8 minutos de lectura
Para mí la tierra; tú, Zeus, conténtate con el Olimpo, Alejandro Magno

Restos del padre de Alejandro Magno

En Vergina, al norte de Grecia, un equipo de historiadores y etnólogos de la Universidad Demócrito de Tracia revisó exhaustivamente las identidades de los ocupantes de las tres tumbas reales del siglo IV a. C. de la necrópolis del antiguo reino de Macedonia.

Mediante técnicas de análisis esquelético integradas a estudios arqueológicos, geológicos e históricos, verificaron y relocalizaron la tumba de Filipo II, padre de Alejandro Magno, el rey y faraón que extendió el reino de Macedonia hasta el este del río Indo.

En la Tumba I se encontró una fusión de rodilla en el esqueleto que perteneció a un hombre. Prueba consistente con la evidencia histórica de la renguera del rey Filipo II.

En el esqueleto de un hombre que se encontraba en la Tumba II, donde se pensaba que yacían los restos de Filipo II, no se encontró evidencia de trauma.

Sin embargo, la evidencia de cremación de los esqueletos de un hombre y de una mujer de la Tumba II sí resultó coherente con los datos históricos que se conocen acerca del rey Arrideo, hermano de Alejandro Magno.

De modo que, la evidencia presentada respalda la conclusión de que:

  • La Tumba I pertenece al rey Filipo II, su esposa Cleopatra y su hijo recién nacido;
  • La tumba II pertenece al rey Filipo Arrideo III y a su esposa Adea Eurídice, y
  • la tumba III a Alejandro IV, hijo adolescente de Alejandro Magno.

Hasta esta investigación se creía que Filipo II se encontraba en la Tumba II.

También se encontró una Tumba IV pero completamente vacía.

Ubicación de Vergina (antigua Aegae) al sur de la península de los Balcanes. Así como la ampliación del plano de las tumbas reales.

Ubicación de Vergina (antigua Aegae) al sur de la península de los Balcanes. Así como la ampliación del plano de las tumbas reales.

Antecedentes

En el año 1977, un equipo de arqueólogos liderado por el griego Manolis Andronicos (1919-1992), descubrió varias tumbas reales que se encontraban sepultadas bajo un gran montículo de tierra llamado el Gran Túmulo del monumento funerario griego de Vergina.

A partir de entonces se llevaron a cabo diversos estudios arqueológicos e históricos para dilucidar quiénes fueron enterrados en aquellas tumbas.

Debajo del Gran Túmulo, un montecillo de tierra de unos 12 metros de alto y 110 metros de diámetro. La comitiva de arqueólogos encontró cuatro tumbas que habían sido sepultadas para protegerlas de los saqueadores.

Los restos desenterrados en el terraplén del Gran Túmulo se relacionaron con el saqueo de las tumbas reales por los mercenarios gálatas que en el año 274 a.C.  al mando de Pirro el rey de Epiro. Pirro había invadido Macedonia y derrotado a Antígono Gonatas, rey de los macedonios y capturado varias ciudades.

De acuerdo a las hipótesis, el Gran Túmulo había sido construido por Antígono Gonatas (320-239 a.C. ) con el fin de cubrir las tumbas sa
queadas y proteger en el futuro su propia tumba de actos similares de vandalismo. Antígono Gonatas recuperó la ciudad un año después de la toma por parte de Pirro.

Durante el saqueo habían sido depredadas la Tumba I. Pero la II y III estaban intactas. De hecho, contenían una asombrosa variedad de ajuares funerarios.

La investigación reciente

Según los hallazgos publicados en la edición de diciembre de 2023 del  Journal of Archaeological Science, este sitio arqueológico es uno de los enterramientos históricos más importantes de Europa.

Es por ello que ha recibido el nombre del “Gran Túmulo” real del imperio de Macedonia.

En el artículo los autores describen los análisis realizados sobre los restos hallados en las tumbas, y postulan que Filipo II debió estar en la tumba I  junto a su esposa Cleopatra (madrastra de Alejandro) y su hijo recién nacido, y no en la Tumba II.

Esto es: verifican en qué tumba yacen los restos del padre de Alejandro Magno.

Asimismo, indican que la tumba II pertenece al rey Arrideo, medio hermano y sucesor de Alejandro Magno, enterrado junto a su esposa Adea Eurídice.

Mientras que la Tumba III pertenecería a Alejandro IV, hijo de Alejandro Magno. También, en esta tumba, se encontraron algunos artefactos que habrían pertenecido al mismísimo Alejandro.

¿Quién fue Alejandro Magno?

Escultura del rey y faraón heredero del reino de Macedonia y expansionista conquistador, Alejandro Magno.

Escultura del rey y faraón heredero del reino de Macedonia y expansionista conquistador, Alejandro Magno. Se encuentra en el Museo de Bellas Artes de Boston, EE.UU.

Alejandro Magno fue un gobernante del antiguo reino griego de Macedonia desde el  año 336 a. C. hasta su muerte en el 323 a. C.

Durante su reinado el líder militar desarrolló algunas de las campañas militares más impresionantes de la antigüedad, llegando a construir un imperio de enormes dimensiones que se extendió desde Grecia hasta el noroeste de la India.

Alejandro, era hijo de Filipo II de Macedonia y de Olimpia de Epiro (375 a. C. – 315 a. C. ), princesa epirota de la familia real de los molosos. Su madre era hija de Neoptólemo, rey de Epiro.

Filipo II, padre de Alejandro Magno y rey de Macedonia.

Filipo II, padre de Alejandro Magno y rey de Macedonia.

Olimpia de Epiro, madre de Alejandro Magno, esposa de Filipo II, rey de Macedonia.

Olimpia de Epiro, madre de Alejandro Magno, esposa de Filipo II, rey de Macedonia.

Alejandro Magno fue el tercer descendiente conocido de Filipo II, precedido por Cinane y Arrideo, hijos de otras esposas del rey.

Alejandro tenía una herencia ilustre que amalgamaban dos linajes: los Teménidas, por parte de su padre, descendientes de Temeno y de Heracles. Y los Eácidas, por parte materna, entre cuyos miembros destacaba Aquiles, y cuyo linaje real moloso estaba representado por Neoptólemo, hijo de Aquiles (héroe del ejército griego durante la Guerra de Troya (siglos XII a XIII a. C. ).

Desde su infancia, Alejandro fue educado bajo la tutela del filósofo Aristóteles, quien le enseñó retórica, literatura, ciencias naturales y filosofía. Esta formación excepcional influyó en su visión del mundo y en su capacidad para liderar con sabiduría y perspicacia.

A los 16 años Alejandro asumió sus primeras responsabilidades gubernamentales, sustituyendo a su padre durante sus ausencias por campañas militares.

Sin embargo, tras un conflicto con Filipo II, Alejandro decidió abandonar Macedonia.

Años más tarde, por el temor de perder su posición como heredero, especialmente con la llegada de un nuevo hijo de su padre, fruto de su matrimonio con una princesa macedonia llamada Cleopatra, Alejandro Magno regresó.

Trágicamente, durante una festividad, Filipo II fue asesinado por uno de sus guardias personales. Ante esta situación, Alejandro aseguró el respaldo de la asamblea macedonia y ascendió al trono siendo tan sólo un joven de 20 años de edad.

El ascenso de Alejandro al trono estuvo marcado por mucho derramamiento de sangre. Además de eliminar al asesino material de su padre, consciente de las sospechas que pesaban sobre él y su madre, Alejandro eliminó a quienes percibía como sus principales rivales para consolidar su poder.

En el año 334 a. C., el objetivo de Alejandro era la venganza por las acciones persas contra Grecia y la liberación de las ciudades griegas sometidas al Gran Rey, Darío III. Así es como Alejandro inició su expedición hacia Asia para finalmente apoderarse de grandes territorios persas como Babilonia, Egipto, Persépolis, entre otros territorios.

Durante este período, Alejandro Magno tomó decisiones cuyas consecuencias a largo plazo fueron muy importantes. Por ejemplo se fundaron numerosas ciudades, como Alejandría, ubicada al norte de Egipto y diferentes colonias militares.

El momento culminante de la carrera de Alejandro fue su victoria sobre el poderoso Imperio Persa en las batallas de Gránico, Issos y Gaugamela. Estas victorias lo convirtieron en el gobernante absoluto del vasto territorio que se extendía desde Grecia hasta Egipto y la India.

Alejandro Magno en los mosaicos de Issos.

El mosaico de Issos (también conocido como mosaico de Alejandro Magno) es una copia romana ( I a. C. ) de una pintura helenística (325 a. C. ) hallada en la Casa del Fauno, en Pompeya, hoy Italia.

Alejandro Magno muere en Babilonia durante la noche del 10 de junio del año 323 a. C.

Hacia los 32 años de edad, había reconquistado para su beneficio todo el Imperio aqueménida, tal y como lo habían constituido Ciro, Darío y sus sucesores.

A pesar de la precariedad del dominio macedonio en algunas regiones, la obra de su conquista fue inmensa y hasta el día de hoy este líder es reconocido por su gran ingenio en las campañas militares y como una de las grandes figuras del mundo antiguo.

Fuentes
  • The identification of the Royal Tombs in the Great Tumulus at Vergina, Macedonia, Greece: A comprehensive review en Journal of Archeological Sciences Report, 25 de diciembre, volumen 52.
  • Alejandro Magno, o los enigmas de una tumba real en El correo de la Unesco, volumen XXXII/6, 1979.
  • Alejandro Magno, PIERRE BRIANT, Biblioteca Nueva, 2012.
  • Alejandro Magno Rey de Macedonia y de Asia, Adolfo J. Domínguez Monedero, Silex, 2013l.

 

Leave a Reply